Home » Noticias » Variedades » Por el Mes de la Biblia ¿La Biblia es la Palabra de Dios?

Por el Mes de la Biblia ¿La Biblia es la Palabra de Dios?

La biblia dice en el libro de 2 Timoteo en el capítulo 3 versículo 16: que toda la escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia. 17 a fin de que todo hombre de Dios sea perfecto,

enteramente preparado para toda buena obra, por tal motivo su palabra es una revelación a nuestras vidas. “revelación” significa darse a conocer. A través de todas las palabras de la Sagrada Escritura, Dios dice solo una palabra, su verbo único (Jesucristo), en quien él se dice en plenitud (Heb 1, 1-3). Por esta razón, la iglesia ha venerado siempre las Sagradas Escrituras como venera también el Cuerpo del Señor. La iglesia, guiada por el Espíritu Santo, determinó los libros de la biblia y los reconoció como revelación divina.

Dios es el autor de la Sagrada Escritura. Las verdades reveladas por Dios, que se contienen y manifiestan en la Sagrada Escritura, se consignaron por inspiración del Espíritu Santo. Dios inspira a sus autores humanos: actúa en ellos y por ellos. Da así la seguridad de que sus escritos enseñan sin error la verdad salvífica. La Biblia es la palabra de Dios, su autor es Dios que escribe por medio de los autores humanos. Muchos de los libros llevan el nombre del autor, otros, como los primeros, escritos por Moisés, no. Fue un largo proceso que comenzó unos 1300 años antes de Jesucristo.

El ultimo escritor fue San Juan aprox. 100AD. La iglesia no cesa de presentar a los fieles el Pan de vida que se distribuye en la mesa de la Palabra de Dios y del Cuerpo de Cristo. En la Sagrada Escritura, la iglesia encuentra sin cesar su alimento y fuerza, porque, en ella, no recibe solamente una palabra humana, sino lo que es realmente: la Palabra de Dios (Tes 2,13). En los libros sagrados, el Padre que está en el cielo sale amorosamente al encuentro de sus hijos para conversar con ellos. Es tan grande el poder y la fuerza de la palabra de Dios, que constituye sustento y vigor de la iglesia, firmeza de fe para sus hijos, alimento del alma, fuente límpida y perenne de vida espiritual. El concepto de la palabra de Dios expresa la comunicación de la mente y de los propósitos de Dios al hombre, por medio de una revelación. En esta comunicación de la mente de Dios al hombre se utiliza diversos medios (véase inspiración).

Oseas 1:1; Ezequiel 1:3; 13:8, etc.… la palabra de Dios es así una extensión de la personalidad divina, mediante la cual está es manifestada con autoridad divina, por lo que debe ser obedecida por todos. Salmos 103:20. Gn 1; Salmos 33:6. La palabra de Dios es mencionada por el Señor Jesús en la parábola del sembrador. Lucas 8:11. Es una palabra viva y eficaz y que permanece para siempre; escuchar y respetar la palabra de Dios es el camino por el que el hombre llega a la fe, formando una fuente autorizada de fe para el pueblo de Dios. En el Nuevo Testamento; blasfemia significa la usurpación; la blasfemia es injuria indignación para Dios, y Dios castiga con la muerte 1 de Reyes 21:10. Para Dios no hay intermedio alguno. 3:6. Ir al cielo no es asunto de ser Bueno o Malo sino de ser Salvo. No importa cuán malo hayas sido, Jesús aún te ama y desea salvarte ahora mismo. ¿Aceptas su salvación? Por lo tanto todos los hombres debemos de acudir a ese pan de vida eterna que es Jesús y que lo encontramos a través de su palabra, por eso es importante cumplir con los siguientes requisitos: 1) Orar al Espíritu Santo para recibir su luz y entendimiento. 2) Leer con humildad, no pretendiendo tenerlo ya todo entendido. 3) Interpretar según la Iglesia. La humildad exige que se pregunte y estudie. 4) Leer la biblia con frecuencia para beber más de la fuente. 5) Leer con el fin de amar y obedecer más a Dios y amar más al prójimo. 6) No buscar en la Biblia ciencia natural sino un mensaje espiritual.

Por eso amigo lector yo te invito a poner en práctica estas humildes sugerencias, pero que son de vital importancia para nuestro crecimiento espiritual, sobre todo en los momentos de inseguridad en que vivimos, la palabra de Dios nos enseña el que habita al abrigo del altísimo morará bajo la sombra del omnipotente.

Leave a Reply

Scroll To Top